miércoles, 4 de marzo de 2015

Paréntesis aparte... y temporal

Ulises Velázquez Gil

Hace algunas semanas, recibí una buena noticia: la revista en línea Flor y Látigo (http://florylatigo.org) recobró fuerzas y ya con una nueva imagen, regresa a la red para hacerle frente al tiempo presente y a la vida que se va. Durante un prolongado tiempo de constantes reestructuraciones y varios sabotajes cibernéticos, "La marcha de las Letras", conocida columna sobre libros y otras letras, firmada por quien esto escribe, tuvo como foro alternativo esta bitácora en red llamada Nueva República de Babel, bajo otro nombre más halagüeño a mis intenciones lectoras: "Paréntesis aparte...", con una periodicidad quincenal, a guisa de hemeroteca para quienes seguían la columna desde el principio.

Ante la consolidación de la nueva época de Flor y Látigo, y un conato de repetición hemerográfica, anuncio a ustedes que, luego de un año y seis meses, decidí (no sin tristeza) darle un ídem al "Paréntesis aparte...", y seguro ustedes se preguntarán por qué. Muy sencillo, para darle vida, tiempo y espacio a los artículos de reciente escritura en la revista en línea ya mencionada al principio de estas líneas. (Sucede como con la ropa o los zapatos: aunque una prenda se vea muy bien en todo momento, no es lo mismo lucirla en ceremonias de gala que en informales encuentros; aún así, se vale hacerlo.) 

Bien sabemos que estas pequeñas notas de lectura nunca prescriben si persisten en su intención (compartir lecturas, autores nuevos, amistades en potencia), pero la invención, claro, se neutraliza cuando se presenta el mismo texto en espacios diferentes y con pocos días de diferencia respecto de su publicación.

Durante algunas semanas (o meses, todavía no lo decido), mientras "La marcha de las Letras" recobra un tiempo que le fue arrebatado por las imprudencias de la vida, "Paréntesis aparte..." se despide, con la esperanza de volverles a ver; por ahora, aquí se quedan los artículos de esta maravillosa época, para consulta, grato recuerdo, o simplemente, como pretexto para leer y así ganar la "guerra con las cosas", según dice la chilena Fakuta en una de sus canciones. ("Algo de otra era", diría Javiera Mena ¿no creen?)

No es un adiós, sino un hasta luego. Gracias por su fidelidad y su grata lectura, pero doblemente gracias por hacerme el día, o mejor dicho, la entrega quincenal. Nos vemos muy pronto.